25 junio 2019

“Nos rodean productos químicos con los que nos jugamos la vida”

El investigador y pediatra Leonardo Trasande alumbra sobre los costes económicos y sanitarios de los disruptores hormonales y explica cómo evitar la exposición

La conversación con Trasande discurre en español (es hijo de inmigrantes gallegos), horas antes de que tome un avión a Estados Unidos, donde dirige el departamento de Pediatría Ambiental de la facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. Ha participado en el Congreso de la Asociación Española de Pediatría, donde se dijo alto y claro que más del 95% de los niños españoles tienen en su orina estas moléculas que hackean el metabolismo.

“Hay 1.000 o más químicos sintéticos que pueden interaccionar con nuestras hormonas”, dice, “pero la evidencia es más fuerte para cuatro categorías: los plaguicidas, los bisfenoles, que se usan en papel térmico [el de las facturas de los datáfonos o cajas registradoras] y enlatados; los ftalatos que están en cosméticos y en varios tipos de envases de comida, y los retardantes de llama bromados en alfombras, quizá en muebles como este (toca la butaca tapizada en la que está sentado) y en las casas [también en productos electrónicos]. Se pensaba que solo eran dañinos a dosis altas, pero no es así”.

El impacto de los químicos que suplantan o compiten con las hormonas que ordenan nuestra vida es especialmente grave en mujeres embarazadas y también en niños, afirma el especialista, porque ellos consumen más alimentos y líquidos por kilo de peso, sus órganos (y las glándulas que producen las hormonas) están en formación, y además permanecerán expuestos más años. “Hay tres estudios que han documentado que existe relación entre la exposición a pesticidas organofosforados durante la gestación y la disminución en el coeficiente intelectual en los niños. Además, en pruebas de imagen, se veían partes del cerebro menos desarrolladas”, asegura. Lo mismo ocurre con los retardantes, que inhiben el funcionamiento de la tiroxina, la hormona del tiroides que regula el metabolismo. Tras exponerse durante el embarazo “se ha visto no solo una afectación cognitiva, también trastornos de autismo y atención e hiperactividad”.

Los disruptores hormonales se han asociado con alteraciones de la salud reproductiva, cánceres, diabetes y obesidad. En este último caso porque favorecen la creación de células grasas o ralentizan el metabolismo, cuenta el investigador. Nadie está a salvo. “Estos químicos nos afectan a todos. Y el beneficio de reducir la exposición es a corto, medio y largo plazo. Estamos hablando de cáncer de próstata, de mama, de efectos cardiovasculares en los hombres. Por ejemplo, los ftalatos inhiben la testosterona. Y la testosterona baja se relaciona con problemas cardiacos e ictus. 10.000 hombres mueren al año en Estados Unidos por tener baja esa hormona debido a ftalatos. Estamos hablando de vida o muerte: nos rodean productos químicos con los que nos jugamos la vida. No quiero ser alarmista. Pero hay una urgencia y con costes económicos de 163.000 millones de euros al año en Europa”, apunta el pediatra.

Trasande es sobre todo conocido por trasladar los efectos de estos químicos a números con seis publicaciones en The Lancet Diabetes and Endocrinology y The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. “Si un niño tiene un punto menos de coeficiente intelectual (CI) la madre no lo nota, ni la pediatra, ni la profesora. Pero si hay 100.000 niños con un punto menos de CI, la economía lo nota. Cada punto menos se valora como un 2% de la producción de toda su vida, que será de un millón de euros. Eso son 20.000 euros. Multiplicado por los tres millones de niños nacidos cada año en Europa supone 60.000 millones de euros anuales. Y esos son costes estimados muy bajos teniendo en cuenta que hemos estudiado solo un 5% de los disruptores endocrinos”.

La buena noticia es que con medidas simples y baratas, dice, se puede hacer mucho: “No comer alimentos enlatados. Rápidamente bajan los niveles en orina de bisfenol A. También rebajar las comidas envasadas en plástico y ultraprocesadas. En dos o tres días disminuyen los ftalatos”. Lo mismo ocurre al eliminar ciertos cosméticos y al pasarse a los alimentos orgánicos.
Otras precauciones incluyen no meter plásticos ni en el microondas ni en el lavavajillas, porque “a altas temperaturas se transforman de polímeros a monómeros que pasan a la comida y en último término al cuerpo”. Y ventilar 15 minutos al día para eliminar el polvo químico de alfombras y componentes electrónicos.

BIOQUÍMICA | NOTICIA COMPLETA EN EL PAÍS